Cuando presentó Soy Tendencia como tesis, en 2013, le pusieron un 1,9. Los profesores la encontraron tan mala idea, que le pidieron que buscara otro proyecto o no se titularía. Pero, siempre obstinada, Valentina siguió con el proyecto. Seis meses después, lo volvió a presentar y le pusieron la nota máxima.

Desde entonces, Soy Tendencia ha crecido y cambiado, pero Valentina sigue igual: apasionada, creativa y persistente. Acaba de llegar de una gira por Francia, México, Turquía, Egipto, Israel, Palestina, Jordania, España y Estados Unidos, y se reunió con Haciéndola para contar su historia.

Fotografía por Gita Buga 

Fotografía por Gita Buga 

¿Cómo partió Soy Tendencia?

Estudié diseño en la Universidad del Pacífico y me cargó la carrera, los peores cuatro años de mi vida. Cuando llegó el minuto de hacer la tesis pensé “es mi oportunidad de crear algo que mezcle lo que amo con lo que hago, el diseño con la moda”, y ahí nació Soy Tendencia. Nosotros teníamos un año para hacer el proyecto de título, y los primeros seis meses eran presentar la idea y los otros seis meses concretar la idea. Cuando yo la presenté iba con toda la ilusión porque había encontrado algo que de verdad me apasionaba, y me pusieron un 1,9. Fui la nota más baja de los 40 alumnos que nos estábamos titulando ese año.

Me sentí pésimo, pero me di cuenta de que estaba enamorada de Soy Tendencia, y decidí que nadie me iba a aprobar o desaprobar mi idea, yo la iba a hacer y chao. Abandoné al profe guía y seguí, vendí la colección, recuperé la inversión en un mes, hice un desfile, y funcionó todo bacan. Me pusieron un 7 y no me hicieron preguntas.

Después de titularme decidí irme de viaje tres meses al Sudeste Asiático antes de volver a buscar pega. Pero mientras estaba viajando seguían activas todas las redes sociales de Soy Tendencia, me agarró Adidas Originals y me empecé a dar cuenta de que a la gente le gustaba. Cuando volví, decidí que esto iba a ser mi pega y que iba a ser un blog de moda y viajes.

¿Cómo fueron esos seis meses en que te rechazaron el proyecto?

Fue complicado porque hice todo sola, sin un profesor guía. Mis papás me bancaron y me prestaron plata sin ningún respaldo. Trabajé calladita y cuando lo presenté fue un éxito. Fue difícil, pero bacan a la vez, porque estaba haciendo lo que me gustaba.

¿De dónde vino la pasión por viajar e inspirar?

Yo toda la vida vi a mis papás viajando, pero a destinos fomes, como el caribe. Después vi a mi hermano recorrer el mundo por un año y yo lo envidiaba. Cuando me fui al Sudeste me dieron demasiadas ganas de vivir viajando, entonces empecé a meter esto que me apasionaba a mi negocio, de ahí aparecieron los auspiciadores y todo se fue dando.

¿Cómo compatibilizas los viajes con el trabajo?

Es súper difícil, tengo la pega soñada, pero me esfuerzo muchísimo. En los viajes me acuesto tarde y me levanto temprano, porque hay que editar, ver qué voy a hacer y estar pendiente de las cosas en Chile también.

Pero me encanta viajar, para mí la mejor plata gastada es viajando. Tengo tres meses al año de viajes que me los pago yo y los otros meses son viajes por marcas, que tengo todo el año. Llego a Chile agotada, pero es una parte súper importante de Soy Tendencia. La ropa la compramos en viajes, máximo seis de cada prenda, y la gente viene y se lleva ropa de cualquier parte del mundo, eso le da un plus a la marca.

¿Qué desafíos has tenido que enfrentar?

Mi gran fracaso fue cuando me tiraron a la basura mi proyecto y yo seguí, porque cualquier persona habría hecho lo correcto, pero yo no. Y los desafíos siguen todos los días. Yo salí de la u y nunca le trabajé un peso a nadie, nunca aprendí de nadie, todo lo fui inventando. Es un negocio muy bien pensado, pero mal armado, por eso ahora estoy pensando en meter gente, quizás hasta meter inversionistas, porque no me da el conocimiento. Yo sirvo para las ideas, pero concretarlo me cuesta mucho.

¿Qué consejos le darías a alguien que quiere empezar a emprender?

Siempre digo lo mismo: es muy difícil emprender. Está comprobado que después de tres años recién empiezas a ver números azules.

"Así que lo primero es tener muchas ganas, mucha paciencia, y que se enamoren de su idea, porque si no te la crees tú nadie más te va a bancar un proyecto. No es necesaria la aprobación de nadie, ni de tu familia o amigos, si a ti te encanta, hazlo."

Lo otro que encuentro que es clave es que si tienes una idea en la cabeza y ya existe, piensa en otra, o dale a tu propuesta un valor agregado, porque si no vas a ser del montón. Te aseguro que si haces una idea que no existe, te va a ir bien.

¿Cuáles han sido las cosas más emocionantes que te han pasado?

Recientemente, Faro Travel, la comunidad de viajeros más grande de Chile, me invitó a dar una charla con dos extranjeros, y uno de los que viene es mi máximo ídolo: Alan por el Mundo. No puedo creer que voy a estar dando una charla con él.

También me ha pasado con los videos de YouTube que me escribe gente contándome que renunciaron a sus pegas inspirados por mi o que los motivé a visitar destinos exóticos. Eso es súper motivante, no estás haciendo las cosas en vano, hay gente que te está pescando. Puedes cambiar en algo sus vidas, y eso es bacan.

¿Cuáles son las herramientas más importantes para tu negocio?

Siempre ando con mi cámara para todas partes, porque una de las claves de mi negocio es viajar, si no sería cualquier mina que vende ropa. Las redes sociales también han sido fundamentales, pero creo que lo más importante soy yo, porque al final todo lo que es la marca soy yo. Toda la ropa que tengo acá la compro pensando en mi closet, los viajes donde voy es donde yo quiero conocer. Por ejemplo, ahora quiero hacer cosas brandeadas y mi mamá me decía “hagamos tazas de café” y yo no tomó café, así que mejor voy a hacer vasos de piscola, ceniceros y fundas para la maleta. Esa soy yo, la marca soy yo.

¿Cuáles son tus metas?

Siempre he querido que Soy Tendencia sea un holding, que tenga ramas: la ropa, las giras en regiones, recomendaciones de viajes, productos brandeados e incluso quiero tener un programa de televisión.

¿Quiénes te inspiran?

Alan por el Mundo, Madrileños por el Mundo y todos los libros espirituales, mi favorito lejos es Osho.

¿Cómo ha sido la experiencia en Haciéndola?

Ha sido una herramienta bacan, porque hemos aprendido cosas que no existían y entre todos nos vamos ayudando, es pura buena onda y todos quieren que al otro le vaya bien, me encanta trabajar con gente así.

¿Cual es tu Canción del momento?

Senza Pagare - J-Ax & Fedez